¿Qué son los controladores de hardware y por qué causan tantos problemas?

Qué son los controladores de hardware y por qué causan tantos problemas

Si ha experimentado un fallo en el equipo, es posible que la causa haya sido un controlador de hardware. Se trata de piezas de software que el sistema operativo de su ordenador utiliza para hablar con su hardware. Todos los sistemas operativos, desde Windows hasta Android, utilizan controladores de hardware.

Los controladores son como traductores para su computadora

En un nivel fundamental, en términos de controladores de hardware, dos componentes principales son el software y el hardware del ordenador. El software es su sistema operativo (SO) y todos los programas y aplicaciones que tenga instalados en él. La placa base, la RAM, el ratón, el teclado, la impresora y cualquier otra cosa física conectada al equipo forman el hardware.

Sin ninguna ayuda, el software no sabe cómo hablar con su hardware y viceversa. Los controladores de hardware son fragmentos de software que enseñan a su sistema operativo, programas y aplicaciones cómo trabajar con sus dispositivos. Imagine que su sistema operativo habla inglés y su hardware habla alemán. Los controladores de hardware, por lo tanto, son el intérprete de idiomas que convierte el inglés al alemán y viceversa.

Los fabricantes fabrican controladores; los desarrolladores de software los utilizan

Qué son los controladores de hardware y por qué causan tantos problemas

Dado que los controladores se encargan de la traducción del hardware, podría pensar que eso significa que los fabricantes que fabrican el hardware son los que hacen los controladores. Eso es cierto algunas veces; lo más probable es que el fabricante haya creado el controlador de gráficos, por ejemplo. Pero eso no siempre es cierto.

Microsoft (y algunos fabricantes) proporciona controladores universales que cualquiera puede usar. Estos controladores ofrecen ahorro de costes y consistencia en el rendimiento en todos los dispositivos. Omitir el proceso de creación de controladores permite al fabricante ajustar su hardware a un controlador bien conocido y probado con especificaciones que se ajustan a las necesidades de la empresa. Es probable que el ratón, el teclado y las unidades USB utilicen controladores genéricos creados por Microsoft, por ejemplo.

Algunos dispositivos pueden utilizar controladores genéricos, pero pueden funcionar mejor con controladores específicos de cada dispositivo. Por ejemplo, la tarjeta gráfica (GPU) de su ordenador puede imprimir su escritorio en una pantalla con controladores genéricos, pero necesita controladores de su fabricante (NVIDIA, AMD o Intel) para obtener un rendimiento óptimo en los juegos 3D.

Independientemente de quién fabrica el controlador, los desarrolladores de software se aprovechan de ellos y los utilizan. Su editor de texto o procesador de texto llama al controlador de impresión para que trabaje con la impresora y al controlador de gráficos para que muestre el texto. Sin estos controladores, su programa no sabe cómo hablar con la impresora o el monitor para realizar funciones esenciales como imprimir y cambiar el tamaño de la fuente. Sin embargo, los controladores de hardware ofrecen a los desarrolladores de software una ventaja, ya que no tienen que aprender los entresijos del lenguaje del hardware para utilizarlo.

El desarrollador de software no tiene que pasar una tonelada de tiempo reinventando la rueda. Si una aplicación necesita imprimir, su desarrollador puede implementar una función de impresión básica y confiar en los controladores de impresora del sistema para manejar los detalles. De lo contrario, es posible que el desarrollador del software tenga que diseñar una operación de impresión para impresoras HP, luego impresoras Brother, etc.

El software a veces utiliza múltiples controladores para trabajar con un dispositivo, pasando los datos a través de cada uno de ellos. Para volver a nuestro ejemplo de barrera idiomática, imagine que su Software habla inglés y su Hardware habla alemán. Desafortunadamente, el primer intérprete de dispositivos disponible sólo habla inglés e italiano. Eso es suficiente para facilitar la comunicación. Ahora, imagine que llega un segundo intérprete que habla italiano y alemán. Al enviar la línea a través de los dos intérpretes, eventualmente, la comunicación funcionaría. El mismo concepto básico ocurre cuando se utilizan varios controladores entre el software y el hardware.

Por qué los controladores de hardware pueden provocar caídas del sistema

La estrecha interacción entre el software, el controlador y el hardware es lo que hace que todo funcione en su ordenador. También es lo que rompe las cosas. Volvamos a nuestra analogía de interpretación de idiomas. La traducción de idiomas es tan buena como el peor hablante de un idioma en la cadena. Si su intérprete habla muy bien el inglés, pero sólo habla un alemán aceptable, es posible que hable mal y que el hablante alemán no entienda realmente lo que se está diciendo.

Lo mismo ocurre con los controladores de dispositivos, pero el problema se agrava. No es sólo que el controlador del dispositivo en sí no sea perfecto, sino que el software y el hardware involucrados también pueden tener problemas. Y esos problemas pueden ser magnificados a medida que bajan por la cadena, de manera muy parecida a un juego de teléfono. Por lo tanto, si le dice al software que desea imprimir y envía la dirección al controlador de forma incorrecta, éste, a su vez, interpretará lo mejor que pueda y enviará esas direcciones al hardware. Si todo va bien, no te darás cuenta.

Pero el software, los controladores y el hardware no siempre son lo suficientemente inteligentes como para recuperarse de datos erróneos. Si su intérprete parece confundido porque no sabe por qué el hablante de alemán quiere “zapatos de mano” (handschue en alemán), pueden trabajar juntos para determinar si se trata de guantes. Pero si su sistema operativo le dice a su controlador de gráficos que apague el ventilador de la tarjeta gráfica cuando sea necesario, su tarjeta gráfica hará lo que se le ha dicho, lo que provocará un posible sobrecalentamiento y apagado del sistema.

El problema se complica más que eso, pero en sus niveles básicos, pueden reducirse al hecho de que los datos erróneos hicieron una solicitud imposible y el sistema no pudo recuperarse. Su sistema operativo puede congelarse o bloquearse. Los propios controladores pueden contener errores o incompatibilidades, pero también puede parecer que un controlador tiene la culpa cuando el dispositivo de hardware subyacente está fallando o tiene otro problema físico.

Qué hacer si sospecha que hay controladores de hardware incorrectos

Qué son los controladores de hardware y por qué causan tantos problemas

Si cree que tiene un problema con el controlador de hardware, lo primero que debe hacer es dar un paso atrás y examinar por qué ha llegado a esa conclusión. Si una pieza de software le recomienda que actualice el software “anticuado” y promete ayudarle a actualizarlo, debe dejar de hacerlo. No recomendamos las utilidades de actualización de controladores; pueden causar más daño que bien; de hecho, es discutible si causan algún bien. Lo mejor que puede hacer por su máquina es desinstalar el actualizador de controladores.

La verdad es que, por lo general, no es necesario actualizar los controladores de hardware. Si no ve ningún problema con su hardware y parece que funciona bien, entonces es mejor dejar las cosas como están que arriesgarse a introducir un problema. Una excepción son los controladores gráficos asociados a las tarjetas gráficas, que se actualizan regularmente para resolver problemas, añadir nuevas funciones y mejorar el rendimiento de los nuevos juegos para PC. Pero es probable que la mayoría de sus controladores de hardware no necesiten ser actualizados.

Sin embargo, si ha visto un BSOD (Blue Screen of Death) que muestra un mensaje de error sobre un controlador de hardware, es probable que esté en el buen camino. Si un controlador de hardware está causando colisiones, el siguiente paso debería ser comprobar si hay nuevos controladores.

Pero incluso en ese caso, no utilice la utilidad de actualización de controladores. La mejor forma de actualizar el controlador es a través de Windows Update o del sitio web del fabricante. Comience por buscar cualquier actualización de Windows, Microsoft hace un trabajo decente de cuidar de las actualizaciones de hardware para usted en este punto, y eso puede ahorrar mucho esfuerzo.

Si no ve nada en la actualización de Windows, vaya al sitio web del fabricante y compruebe si hay descargas de controladores en su área de soporte. Compare la última versión que ofrece el fabricante con la versión que se muestra en el Administrador de dispositivos.

En la mayoría de los casos, los controladores de hardware deberían funcionar en segundo plano, y usted no debería notar su presencia. Desafortunadamente, todo lo que hace que los controladores de hardware funcionen bien también los convierte en una fuente potencial de problemas. Pero por lo general, usted no necesita preocuparse por ellos en absoluto. O bien no necesitan actualización, o bien Windows se encargará de ello por usted. Entender esos hechos clave le ayudará a resolver un problema si lo tiene y evitar causar un problema donde no existía ninguno en primer lugar.

Rate this post

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here

Información básica sobre protección de datos

  • Responsable Computerfiction Media, S.L. .
  • Finalidad Moderar los comentarios.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios Banahosting.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en el Aviso Legal.